Cuentos cristianos. Una fuente de espiritualidad

Cuentos cristianos.
Una fuente de espiritualidad

BENÍTEZ, L.,

Bilbao, Desclée De Brouwer, 2010, 219 pp.

“Dos famosos predicadores aparecieron el mismo día en un pueblo para pronunciar sus respectivos sermones, atrayendo cada uno de ellos una considerable audiencia.

Mientras que uno de ellos estaba tratando de serios asuntos de índole teológica, las enseñanzas del otro se componían principalmente de cuentos y parábolas. Así, no pasó mucho tiempo hasta que toda la gente que se había congregado para escuchar al más erudito se pasara con la multitud reunida para escuchar maravillosos cuentos del otro predicador…”. Así comienza L. Benítez la presentación de este libro.

“Érase una vez…”, “Había una vez…”. Pocos textos tienen tan elevado poder de atención e interés como los cuentos o parábolas. A todos nos gustan los cuentos. Un cuento no sólo fascina a los pequeños, sino que entusiasma a los mayores. Quien tiene la habilidad de sazonar el contenido más profundo con un cuento o historieta a su debido tiempo, no sólo se ganará al público, sino que logrará que su enseñanza llegue más clara y con más garra.

Jesús usaba muchas parábolas para enseñar, adaptándose a la capacidad de la gente (Mc 4,33-34). Todo esto habló Jesús por parábolas a la gente, y sin parábolas no les hablaba; para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Abriré en parábolas mi boca; declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo (Mt. 13, 34-35).

El autor, nos dice en la contraportada que las tradiciones espirituales han usado siempre el cuento para transmitir sus enseñanzas, pues los relatos son capaces de explicar, en su aparente simplicidad, los misterios más insondables y las verdades más elevadas. Por eso todos muchos de los grandes maestros espirituales han hablado siempre en parábolas.

Hoy día está de actualidad la divulgación de cuentos con valores, pero llama la atención el hecho sorprendente de que los relatos cristianos son poco conocidos, llegando a pensar los mismos cristianos que son inexistentes, exceptuando el reducido mundo de las parábolas evangélicas. Junto a esto, existe una moda de divulgación de cuentos de las tradiciones orientales, destacando la tradición zen del budismo, la corriente hasídica del judaísmo, la tradición sufí del islamismo y los cuentos chinos taoístas.

Este libro consta de 9 capítulos titulados: Los pobres de espíritu, bienaventurados los misericordiosos, espejo de virtudes, el camino del medio, oraciones y milagros, la voluntad de Dios, bienaventurados los que sufren, los hacedores de bien y en el paraíso.

La intención fundamental de esta obra, afirma L. Benítez, es conservar y transmitir el rico patrimonio de espiritualidad atesorado en los cuentos cristianos, para sacar de la oscuridad y el olvido una de las mayores y menos conocidas riquezas de la tradición cristiana. El autor aconseja leer varias veces estos cuentos para captar nuevos matices y mensajes.

Laureano Benítez Grande-Caballero es licenciado en Filosofía y Letras. Ha publicado 16 obras, entre las que destacan: Orar con el Padre Pío, Orar con la vida de los santos, Orar con la palabra de los santos, El arca de la sabiduría, Luz en el santuario, El corazón dorado y El sufrimiento: un camino a la plenitud.-

Eusebio Gómez Navarro.

Por qué orar, cómo orar

Por qué orar, cómo orar
BIANCHI, E., 

Santander, Sal Terrae, 2009, 109 pp.

Enzo Bianchi, fundador de la comunidad monástica de Bose en el norte de Italia y destacado referente espiritual, examina en este libro el núcleo vertebrador de la existencia cristiana. El alimento que todos los seres humanos necesitamos para dar sentido a nuestras vidas: la oración. Pero ¿Qué es la oración? Este, y no otro, es el título que mejor expresa la esencia del libro. Después vendrán cómo orar y el por qué, examinados por este orden y no como figuran en su título, para completar así este breve tratado sobre la oración para los nuevos tiempos. Bianchi además de las citas bíblicas y de los grandes maestros de la espiritualidad, acompaña sus reflexiones con textos entre otros de Matta AlMiskin, Dietrich Bonhoeffer, Gabriel Bunge y André Louf.

Por qué orar, cómo orar también presenta un interesante análisis sobre las dificultades que encierra vivir la oración en un clima cultural tan adverso como en el que hoy vivimos. Bianchi hace una descripción fenomenológica del narcisismo, la individualización de la fe, el sincretismo, las “religiones de la madre”, las patologías religiosas y el controvertido desacuerdo entre la realidad eclesial y la vida espiritual.

La tesis central del libro es que la oración es fundamentalmente escucha. Vale la pena recordar la llamada del Shema Yisrael (Dt 6, 4-9) y la afirmación paulina de fides ex auditu (Rm 10, 17). El hombre se abre por medio de la escucha a la presencia de Dios, como dice Bianchi, “el orante se hace diorático, es decir, capaz de ver “más allá”, de ver en profundidad, ve que todo es gracia, todo es don de Dios y se hace entrañas de misericordia en las entrañas de misericordia de Dios, también frente al mal y al pecado que contradicen al agape”. Para Bianchi el ser humano que experimenta la comunión con el Señor es el contemplativo, es decir, el orante siempre abierto al encuentro y diálogo con Dios.

– Pedro José Grande Sánchez.

Orar con el año litúrgico

Orar con el año litúrgico.
Ciclo A

CASTELLANO CERVERA, J.,

Valencia, EDICEP, 2010, 224 pp., 14 x 21 cm.

Estamos ante el tercer y último tomo de los comentarios homilético-litúrgicos, obra del P. Jesús Castellano Cervera (1941-2006), carmelita descalzo valenciano, gran colaborador de nuestra Revista de Espiritualidad. Se publica en la misma editorial y en la misma colección (Pastoral, 82) en que se habían publicado los dos tomos anteriores (ciclos B y C). La edición ha corrido a cargo del también carmelita descalzo P. Dionisio Tomás Sanchis, editor de los otros dos volúmenes, que fue compañero de estudios, amigo íntimo, dirigido espiritual y últimamente biógrafo y bibliógrafo del P. Jesús (cf. el volumen a él dedicado por la revista Archivum Bibliographicum Carmeli Teresiani, de Roma, en 2007); la preparación de los textos la ha realizado José Enrique Navarro, sobrino del P. Dionisio y conocedor, también, del P. Jesús; y, por último, la foto de portada es el icono de la Virgen de la Contemplación o Virgen del Desierto de Las Palmas, icono que el P. Jesús supo conseguir, con el buen hacer que le caracterizaba, de la espléndida escuela iconográfica que tienen las carmelitas descalzas de Harissa, en el Líbano, y cuyo original está, precisamente, en el Museo Provincial del Convento de Carmelitas Descalzos del Desierto de Las Palmas (Benicasim, Castellón).

Este libro se abre con un prólogo de Rafael Álvarez Taberner, de la Radio Vaticana, lugar y ocasión de que el P. Jesús radiara sus comentarios a todo el Año Litúrgico, concretamente aquí, los del ciclo A. El contenido, pues, sigue el ritmo de la liturgia, desde el Adviento (pp. 1527), la Navidad (pp. 28-39), la Epifanía (pp. 40-42), el bautismo del Señor (pp. 43-45), la Cuaresma (pp. 46-63), la Semana Santa (pp. 64-70), la Pascua (pp. 71-88), la Ascensión (pp. 89-91), Pentecostés (pp. 92-94), la Trinidad y el Corpus (pp. 95-100) y el largo Tiempo Ordinario (pp. 101-198), a lo que se añaden las solemnidades de la Inmaculada Concepción (pp. 199-201), san José (pp. 202-203), el Sgdo. Corazón de Jesús (pp. 204-207), el nacimiento de san Juan Bautista (pp. 208-210), san Pedro y san Pablo (pp. 211-213), Santiago Apóstol como «Patrono de España» (pp. 214-215), la Asunción de la Virgen María que titula «Elevación litúrgica» (pp. 216-217) y la solemnidad de Todos los Santos: «La comunión de los santos y la vocación a la santidad» (pp. 218-221). El presente libro se acabó de imprimir, precisamente, en la solemnidad del Corpus Christi de 2010, aniversario de la muerte o dies natalis del autor (2006). Como se puede apreciar, todos los detalles han sido cuidados, siguiendo el mismo estilo del autor, que cuidaba exquisitamente los detalles en todo lo que hacía: desde sus clases de teología hasta las celebraciones litúrgicas que le tocó presidir u organizar (las pontificias) o los encuentros ecuménicos a lo largo y ancho de toda Europa. Un libro que viene a ser un homenaje más al llorado padre Jesús, cuya palabra y testimonio sigue resonando en nuestros corazones.

– Ignacio Husillos Tamarit.

La inteligencia espiritual. Un nuevo modo de ser

La inteligencia espiritual.
Un nuevo modo de ser,
DRAPER, B.,

Santander, Sal Terrae, 2010, 264 pp.

La escritora Danah Zohar, acuñadora del término «inteligencia espiritual» (en el año 2000), afirma que vivimos en una cultura «espiritualmente insensible», aislados unos de otros, demasiado ocupados para tomarnos tiempo para reflexionar y tratando desesperadamente de equilibrar, sin venirnos abajo, las mil y una situaciones de «tira y afloja» que la vida nos ofrece. Y el autor de esta obra se pregunta: ¿cómo podemos encontrar sentido en la locura, esperanza en la desesperación, reconciliación en nosotros mismos y con nuestro prójimo? Para responderse, Brian Draper indaga cómo las personas normales, sean religiosas o no, pueden vivir el día a día cada vez con mayor plenitud y bienestar empleando su inteligencia espiritual. En primer lugar, deben «despertar» (1º) a las nuevas posibilidades, a fin de «ver el mundo de manera nueva» (2º). Después, hay que «vivir el cambio» (3º), antes de poder finalmente «transmitirlo» (4º). El singular itinerario «icónico» de transformación de Draper, a través de esos cuatro estadios mencionados y de cuatro niveles de profundidad (1. Estamos donde estamos; 2. El falso yo; 3. El verdadero yo; 4. Vivir

«fluyendo»), podrá ayudar al lector a encontrar un modo de ser totalmente nuevo, desde el cual aprovechar su inteligencia espiritual en clave de crecimiento y expansión del ser: desde sí mismo hacia el otro, para el otro (ser-para-el-otro).

Para entender este novedoso modo de escritura y de acercamiento a la espiritualidad, es menester saber quién es el autor. Brian Draper dirige Echosounder, empresa que trabaja con líderes y organizaciones con el fin de desarrollar su inteligencia espiritual. Es también profesor asociado del London Institute for Contemporary Christianity, así como escritor y conferenciante independiente. Ha escrito a menudo para la página web del grupo musical U2 y es colaborador habitual del programa de Radio 4 de la BBC Thought for the Day (Pensamiento del día). Anteriormente fue redactor jefe de la revista Third Way. Como vemos, pues, es el típico caso de «inventor de profesiones», de modo que su caché ha subido y se ha revalorizado en gran manera (cf. Sergio BULAT, El arte de inventarse profesiones. Destacar en un mundo laboral en crisis. Empresa Activa [Urano], Barcelona 2011); ha sabido reinventarse y diversificarse de tal modo que ha llegado a inventar una nueva manera (antigua a la vez) de recuperar y ensalzar lo propio que cada uno tenemos en sentido espiritual. Los antiguos griegos ya decían: «conócete a ti mismo»; luego Zubiri nos habló de «inteligencia sentiente»; y otros autores modernos han escrito sobre la inteligencia social, afectiva y hasta económica. En esta obra, de fácil lectura, el autor aboga por la inteligencia espiritual, para alcanzar mayores cotas del ser y, así, aumentar la felicidad y, por tanto, llegar a la plenitud del ser.

– Ignacio Husillos Tamarit.

La amistad de Dios. Santo Tomás de Villanueva.

La amistad de Dios.
Santo Tomás de Villanueva: maestro de espiritualidad agustiniana
GARCÍA ÁLVAREZ, J.,

Guadarrama (Madrid), Edit. Agustiniana, 2010. 160 pp.

«Tomás de Villanueva [1486-1555] es uno de los grandes maestros espirituales del siglo XVI. Su doctrina es la misma de San Agustín adaptada a las circunstancias y a los problemas de su época. Es el fundador de la Escuela Moderna de Espiritualidad Agustiniana. Su influencia tanto pastoral como espiritual ha sido sumamente profunda, y no solamente en su época, sino igualmente en los siglos posteriores. Incluso llega hasta nuestros días» (p. 7). Un ejemplo de ello es esta misma obra, del agustino Jaime García Álvarez, estudioso agustiniano, profesor en diversas facultades teológicas, director de la edición española del Diccionario de San Agustín (Monte Carmelo, 2001) y un sinfín de cargos y entradas bibliográficas más. Estamos en buenas manos al leer este libro, porque el autor, conocedor de la temática y sabedor del estilo que ha de emplear al dirigirse al lector, ha hecho una obra muy clara, sencilla y a la vez profunda, dividida en quince capítulos con títulos muy expresivos, que atraen la atención nada más leerlos: 1. Prepárate para acoger al Señor; 2. Llevas impresa en ti mismo la imagen de Dios; 3. ¡Retorna a tu corazón! En él habita Dios; 4. El portal de Belén: cátedra de la Sabiduría de Dios; 5. Mediante su nacimiento Jesús nos enseña a nacer en el corazón de los otros; 6. En nuestro corazón hay una escala para subir hasta Dios; 7. Asciende en tu corazón para encontrar a Dios; 8. María, madre y modelo de nuestra vida; 9. El Espíritu Santo es el alma de nuestra alma; 10. ¡Grande es el misterio de nuestra fe!; 11. Lo que hemos visto, lo que hemos oído, eso es lo que os anunciamos; 12. Testigos de la misericordia de Dios; 13. Dios continúa naciendo en el hueco de la pobreza; 14. Lo que no compartimos se pudre en nuestro corazón; 15. Dichosos los que trabajan por la paz. En estos quince capítulos y a partir de los textos de este maestro, el autor recorre el itinerario de su teología espiritual.

La clave de interpretación de toda la obra está en el título principal: la amistad de Dios. Desde ahí, surge una corriente atractiva y atrayente que recorre tanto el Evangelio como las homilías del santo obispo, con citas muy generosas por lo general, pues el objetivo es que el Santo hable directamente al lector y, por medio de él, llegue la voz de Dios al corazón del que tenga este libro en sus manos. Porque, no lo olvidemos, es un libro de la colección «Espiritualidad Agustiniana» (nº 3) y llega después de dos tomos sobre la regla de san Agustín y sobre la vida monástica del mismo obispo de Hipona; de ahí, se salta al siglo XVI en el tercer tomo, con este otro obispo, español y proverbial en su trato amistoso con todas las gentes y, en especial, con los pobres. Ése es el espíritu que recorre todo el libro: con notas brevísimas y directas (en p. 10 nota 1 dice el autor de dónde saca las citas: de las obras completas editadas en Filipinas, Manila 188197, 6 vols., y, en menor medida, de las obras completas en francés, París 1866-68, 5 vols., y de los sermones de la Virgen, BAC, Madrid 1952), con una bibliografía final de apenas dos páginas (p. 153-4) que orientan al lector curioso (en esta obra no se necesita más), y con una edición más que manejable, limpia y atractiva. Características necesarias para introducir al lector en los textos y en la espiritualidad de santo Tomás de Villanueva, especialmente a los que la desconocen y también a los que, conociéndola, desean profundizar en ella y seguirse alimentando del testimonio y de la palabra sabia del santo obispo manchego.

– Ignacio Husillos Tamarit.

Una vida sobria, honrada y religiosa

Una vida sobria, honrada y religiosa.
Propuesta para vivir en comunidad
,

EIZAGUIRRE, J.,

Madrid, Narcea, 2010, 162 pp.

He leído varias veces estas páginas que voy a presentar. El tema de este libro ha suscitado en mí un interés especial. Hoy que buscamos nuevos horizontes merece la pena escuchar y pensar las distintas propuestas que se ofrecen.

El autor quiere poner de manifiesto un sueño que lleva acariciando durante muchos años. Estas son sus palabras: “Se trata de una “propuesta de vida” que he querido resumir con estas tres palabras de san Pablo: “sobria, honrada y religiosa”. Tal vez algo de esto encuentre eco en alguno de estos fueguitos que hay repartidos por el mundo” (p. 10).

Un punto de partida que me parece fundamental y que puede ser un buen comienzo de este nuevo estilo de vida es la búsqueda de Dios. En este sentido cita unas palabras de Pedro Arrupe, ex General de los jesuitas y un hombre profético, que me han llamado la atención. “Nada puede importar más que encontrar a Dios. Es decir, enamorarse de una manera definitiva y absoluta. Aquello de lo que te has enamorado atrapa tu imaginación y acaba por dejar su huella en todo. Será lo que decida qué es lo que te saca de la cama por la mañana, qué haces con tus atardeceres, en qué empleas tus fines de semana, lo que lees, lo que conoces, lo que rompe tu corazón y lo que te sobrecoge de alegría y gratitud.

¡Enamórate! ¡Permanece enamorado! Todo será de otra manera” (p. 11).

Este nuevo estilo de vida está caracterizado por una búsqueda apasionada de Dios por medio de la oración en común y otras formas. Me ha llamado la atención lo que dice sobre una vida alternativa y especialmente cuando desciende al silencio, al ayuno y la austeridad. Propone lo siguiente: “un día a la semana para hacer silencio, ayuno y oración. Seguramente nuestras actividades y responsabilidades no nos dejarán estar todo el día en silencio, pero hay otras cosas que sí podríamos hacer en nuestro ámbito personal (no laboral): un día a la semana sin música ni radio, sin televisión, sin Internet, evitando hacer llamadas de teléfono” (p. 38).

Hay otros aspectos interesantes para una vida comunitaria que no podemos comentar. El autor, José Eizaguirre es un religioso marianista, autor de diversos artículos relacionados con la ecología, el consumo y la vida consagrada. Gracias por la experiencia que nos ofrece en el momento actual que se están buscando nuevos horizontes.

– Lucio del Burgo.

El libro del discípulo

El libro del discípulo
El acompañamiento espiritual
GARCÍA DOMÍNGUEZ, L. Mª.,

Santander, Sal Terrae, 2011 pp., 204

Luis Mª García Domínguez, jesuita, con formación en Filosofía y Letras, Teología y Psicología. Ha trabajado como pastoralista juvenil, formador de jesuitas y profesor de teología espiritual. Ha dedicado mucho tiempo a acompañar espiritualmente a muchas personas. El libro consta de una Presentación, cinco capítulos y un Epílogo. En esta obra habla de lo que es el acompañamiento espiritual, de la entrevista y de discernir la vocación. Desde los tiempos antiguos se viene practicando el acompañamiento espiritual. En unas épocas más que en otras, se ha visto la necesidad de tener maestros espirituales La labor de un gran maestro facilita enormemente cualquier aprendizaje. El tema del acompañamiento despierta gran interés en las personas comprometidas seriamente, especialmente en algunos ambientes. Todos aquellos que se dedican al acompañamiento necesitan prepararse mejor, para no dejar lugar a la improvisación. Tres palabras, creo yo, nos pueden dar el perfil del acompañante: persona bien preparada, con experiencia de Dios y con gran sentido común. Quien acompaña no debe olvidar que en este proceso hay tres personas: Dios, el acompañado y el acompañante. No se puede hablar de un crecimiento cristiano sin tener en cuenta a Dios, quien es el principal agente.

El acompañamiento es una escuela de aprendizaje, tanto para quien acompaña, como para el acompañado. En estos encuentros, ambos, experimentan la obra de Dios, lo que él realiza, las etapas por las que pasa el acompañado hasta llegar a ser cada vez más la imagen de Dios. “En el acompañamiento espiritual, nos dice el autor, la persona acompañada (el discípulo) es la principal responsable de su propio proceso, tanto para iniciar su propio camino espiritual como para relacionarse con Dios y comprometerse con los demás; lo cual incluye discernir y decidir cada día sobre muchas opciones vitales, grandes y pequeñas, incluida su vocación cristiana particular. El acompañante, por su parte, trata de ayudar en ese generoso esfuerzo”. El Epílogo se titula: “Dios nos acompaña en nuestra vida espiritual”. Dios acompaña a su pueblo en su camino. Jesús también acompaña a los discípulos, a la gente cansada, a los pecadores, enfermos… Dios también nos acompaña a nosotros en nuestro y lo hace en nuestras perplejidades y desconciertos, en nuestras decisiones y proyectos, en los aciertos y desconciertos… A todos quiere salvar. Por diversos motivos, la lectura de este libro puede interesar a todos aquellos que tratan de acompañar a distintas personas y a los mismos acompañados.

– Eusebio Gómez Navarro.

La sencilla verdad de Edith Stein. Vivir en las manos del Señor

GARCÍA ROJO, E.,

La sencilla verdad de Edith Stein. Vivir en las manos del Señor

Madrid, EDE, 2011, 194 pp.

Son muchas los temas y cuestiones que nos oferta esta interesante mujer del siglo XX. Su inteligencia despierta, su interés por la historia, su afición por lo humano, el descubrimiento del mundo divino, son todas facetas que se hacen presentes de manera vigorosa en Edith Stein. El libro que presentamos se centra en un aspecto de su vida y de su legado, lo que podría calificarse de enseñanza espiritual, en el sentido fuerte del adjetivo ‘espiritual’: estamos ante el resultado de lo que el espíritu humano y divino son capaces de alcanzar, cuando se alcanza la armonía de ambos.

En el texto pueden distinguirse dos partes. En la primera, que se corresponde con los dos capítulos primeros, se ofrece la experiencia de fe de la autora; se desatacan los momentos en los que su vida es un fiel reflejo de la verdad en la que cree y enseña: saberse en las manos del Señor, no obstante las pruebas y obstáculos que irán aflorando por el camino. Se reseñan las vivencias cristianas tras la conversión, y la etapa de carmelita descalza, que culminarán en el martirio. La parte segunda recoge aquellos temas espirituales con los que se identifica Edith Stein, y que ha dejado a nuestra disposición y provecho. Ahí está el capítulo dedicado a cómo avanzar por este mundo confiando en el Dios que nos ama entrañablemente; o el otro, donde defiende el poder apostólico de la oración silenciosa. Interesante son las páginas en que la carmelita alemana apuesta por la preferencia divina hacia la mujer, al igual que el interés en proponer que en principio toda persona está llamada a la experiencia mística. Cierra el libro un capítulo ineludible para quien conozca a la autora: cruz y noche constituyen referentes obligados del legado steiniano, pero lo fueron igualmente de su existencia. Se trata de una obra ágil, oportuna, y muy apropiada para conocer la riqueza que Teresa Benedicta de la Cruz experimentó y dejó a nuestra consideración.- Eusebio Gómez Navarro.

El Padrenuestro. Una ayuda para vivir de verdad.

GRÜN, A.

El Padrenuestro. Una ayuda para vivir de verdad

Santander, Sal Terrae, 2010, 142 pp.

Difícilmente podría entenderse el cristianismo sin la oración que Jesús mismo nos enseñó, el Padrenuestro. La Didajé recomendaba a los primeros cristianos rezarla tres veces al día y Tertuliano la define como un verdadero “compendio de todo el Evangelio”, pero, ¿cuánto tiempo hace -si es que aún no lo hemos hecho- que no nos paramos a meditar en la radicalidad que supone cada una de las partes que constituye la oración por antonomasia de los cristianos? Puede que nos hayamos podido acostumbrar a recitarla, pero si procuramos atender de un modo más reflexivo a la riqueza del significado de sus palabras, podemos descubrir en ellas, una ayuda para saber vivir y una guía para recorrer el camino de la fe. Anselm Grün nos recuerda que existen dos versiones del Padrenuestro, la del evangelio de Mateo que es la que hemos conservado más específicamente para rezar litúrgicamente, y la de Lucas, de quién se dice que fue el evangelista que mejor conservó prístinamente las palabras de Jesús. “En Mateo se trata de qué debemos de orar; en Lucas se trata sobre todo de cómo debemos de orar y qué actitud interior debemos adoptar para ello”.

El monje benedictino analiza el Padrenuestro en la primera parte del libro siguiendo a Mateo y encuentra en él tres significados importantes. El primero de ellos nos lleva directamente a la mentalidad de Jesús, es decir, rezar el Padrenuestro consiste en participar en su propia experiencia, en acercarnos a Dios Padre. La segunda dimensión hermenéutica nos introduce en el contenido esencial del Evangelio, en efecto, recitar esta oración nos mueve hacia Dios por medio del Espíritu Santo y nos transfigura en el modo de convertirnos en buenos cristianos. Por último, Grün reconoce la unidad intrínseca que existe entre la oración y la acción que se hacen visibles en el Padrenuestro. El sermón de la montaña no se encuentra en torno a esta oración por accidente. Las ocho bienaventuranzas constituyen en realidad toda una declaración de intenciones sobre las exigencias y las responsabilidades que adopta todo cristiano cuando reza el Padrenuestro.

La última parte del libro se completa con una serie de reflexiones sobre la oración en el evangelio de Lucas y que pueden resultar muy útiles para conseguir, Dios lo quiera, que el Padrenuestro nos configure plenamente como cristianos.

– Pedro José Grande Sánchez.

La azucena de Vic Beata María del Patrocinio

LÓPEZ MELÚS, R.-M.,

La azucena de Vic Beata María del Patrocinio, Carmelita mártir de la pureza

Onda (Castellón), AMACAR, 2007, 230 pp.

AMACAR (Apostolado Mariano-Carmelita) y el entusiasta P. Rafael María López Melús son una fuente para conocer la Espiritualidad del Carmelo. En este contexto se enmarca el libro que comentamos a nuestros lectores.

En las primeras páginas aparece una presentación bella y significativa de Fernando Millán Romeral O.Carm, Prior General. Es una introducción a la vida y espiritualidad de la Beata María del Patrocinio. Termina con estas palabras: “Que la azucena de Vic, interceda por nosotros para que, como carmelitas, sepamos mirar al futuro con valentía y con total confianza en Dios y, como ella, exclamemos siempre: “No hay que tener miedo. Pasará lo que el Señor quiera. Estamos en sus manos…” (p. 17).

López Menús nos ofrece algunos datos de la persecución religiosa en España, en Cataluña y más en concreto en Vic. A continuación describe la comunidad carmelitana de esta ciudad. El testimonio evangélico de la Beata María del Patrocinio y sus virtudes específicas en la vida del Carmelo. Termina con la crónica del martirio de esta carmelita. Hay varias cosas que quiero resaltar. Enriquece la biografía las citas de los documentos que ha empleado. Me han llamado la atención algunas cartas. De esta forma podemos entender con más profundidad el espíritu de la Beata. Las fotografías nos acercan a esta carmelita y la impresión del libro nos hace atractiva esta figura del Carmelo.

Hoy que la Iglesia está embarcada en una Nueva Evangelización, necesitamos testigos vivos del Evangelio, hombres y mujeres que nos hablen de Dios y de su misterio desde lo cotidiano de la vida. En este sentido la Beata Carmelita María del Patrocinio es portadora de una gran actualidad.

– Lucio del Burgo.