Archivo del Autor: juanpabloocd

Escucha su latido. Encuentro con Cristo

Escucha su latido. Encuentro con Cristo

GÓMEZ NAVARRO, E.

Desclée De Brouwer, 2012, 211 pp.

Tal como ocurre en nuestra sociedad con los sondeos de opinión, también Jesús en su día preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?» (Mt 16,13); pero a Jesús no le interesaba medir el nivel de su popularidad, sino ver lo que pensaban sus discípulos y, por eso, les lanzó la misma pregunta a ellos.

Jesús nos sigue pidiendo nuestro parecer. Las respuestas varían según las personas, pues cada uno tiene su propia visión de Cristo y ésta, a veces, es un tanto sesgada. Es cierto que cada época y cada persona presenta a Jesús desde su vida y desde

su historia, y a la hora de hablar de Jesús se destacan ciertos aspectos, dependiendo desde dónde se habla: Europa, África, América, Asia. Aunque todos los cristianos creen en Jesús, existe un gran abanico en las cristologías actuales.

El título de este libro es Escucha su latido. Jesús era todo amor, todo bondad, todo corazón y san Juan tuvo la gran suerte de escuchar su latido. Muchos se acercan fríamente a los evangelios desde la mente, sin emoción y, por lo tanto, no perciben ese palpitar amoroso que resuena en el mensaje escrito, en el rostro de un niño, en el del necesitado, en el Universo.

El subtítulo es Encuentro con Jesús. Esta es la pretensión de Eusebio: acercar al lector a Jesucristo, a su vida y a su mensaje, para que descubra a Jesús como el Dios hecho hombre por amor. Quien se encuentra con él, quien opta por él, entra en un nuevo estilo de vida y acepta los valores y los criterios del reino y se convierte en un soñador.

El libro está dividido en seis pequeños capítulos, precedidos por una introducción. Los temas tratados versan sobre Jesucristo, su persona, su rostro, sus sentimientos, sus entrañas de misericordia hacia los pecadores y más necesitados. Él era el buen pastor, la verdad, la vida; el hombre bueno, el amigo de todos, el liberador, el salvador, el que curaba con sus manos, con su mirada, con su presencia. Con su mensaje y su vida nos habló del corazón del Padre, de su amor, de su cercanía a todos, de su reino, de su unión con él. Jesús era el Hijo del Amor. Él invitó a un puñado de gente sencilla a seguirle, a vivir con él, a dar la vida por los demás.

Creo que la temática del presente estudio es de interés para muchas personas, ya que está dirigida al gran público, al hombre sencillo que, a pesar de todos los pesares, sigue buscando un sentido a su vida y quiere caminar tras las huellas del Maestro. «Yo», decía Lamennais, «escribo libros sencillos para gente sencilla». Éste ha sido también el propósito del autor. – Eusebio, carmelita descalzo, tiene publicados en esta misma editorial otros dos libros: Si perdonas, vivirás y ¿Por qué a mí? ¿Por qué ahora? ¿Por qué no? Sentido del sufrimiento.

– Ezequiel García Rojo

Una mujer en camino

Una mujer en camino,

GÓMEZ NAVARRO, E.,

Monte Carmelo, Burgos, 2012, 267 pp.

En la basílica de San Pedro en Roma, luce una estatua de Teresa de Jesús con una inscripción debajo que reza: “Maestra de los espirituales”. En la mano derecha sostiene una pluma, en la izquierda un libro y su mirada se pierde vuelta hacia lo alto como el que espera la inspiración del cielo. Es doctora de la Iglesia, y más que en dogmas y en teorías, lo es en la praxis. Su testimonio vivido nos entusiasma, nos hace crecer en el anhelo de Dios.

Teresa de Jesús, es, sin duda, una de las grandes mujeres de la historia. “Ocupa un lugar importante en la literatura española por la gracia y facilidad de su escritura y por su enorme capacidad para expresar en un lenguaje sencillo y cotidiano, profundas y complejas experiencias espirituales. Pero además son muchos los que ven en ella, una pionera de los movimientos de emancipación de la mujer por su original forma de vivir la condición femenina” (Juan Martín Velasco).

Teresa es buscadora y andariega, orante y comprometida, amada y amante. Su vida deslumbra y entusiasma, por ser una mujer fuerte, por ser una castellana recia, por ser una andariega incansable y por ser una apasionada de Dios. Muchos corazones se identifican y palpitan al unísono con el de Teresa en ese inmenso amor de Dios.

“Una mujer en camino” es el título de este libro. Teresa fue una mujer en camino, “hizo camino al andar” y en cada recodo de sus andanzas, oró y enseñó a orar. Y de tanto estar y tratar con Jesús, Teresa se convirtió en maestra en el sentido de poder decir y enseñar aquello que aprendía sin cesar en su trato amistoso con el Maestro.

El autor nos habla, a lo largo del libro, de la infancia y la maduración humano-espiritual de Teresa como mujer fuerte, de las virtudes teresianas, de su conversión, del Cristo de Teresa, de sus obras, de su compromiso con la iglesia y de la oración.

Este es un libro sencillo que habla de Teresa, del Evangelio, de nuestra vida. Cristo era “el libro vivo” de Teresa y Teresa es, también, un libro vivo para quienes desean conocer profundamente a Cristo, vivir con él, de él y para él.

– Ezequiel García Rojo

El alimento del amor. Relaciones humanas y espiritualidad

El alimento del amor. Relaciones humanas y espiritualidad

GRÜN‚ A.,

Sal Terrae, Santander, 2011, 183 pp.

 “El amor es una palabra que por mucho que se diga no se repite nunca” (Bossuet). Pero, como ha dicho Benedicto XVI, “la palabra amor está hoy tan deslucida, tan ajada, y es tan abusada, que casi da miedo pronunciarla con los propios labios”. Sin embargo, habrá que retomarla, purificarla y volverle a dar su mejor y más espléndido significado.

Sabemos que el ser humano ha sido creado por amor y ha nacido para amar, esa es su vocación más profunda. Y sólo amando puede ser plenamente persona. Amar consiste no tanto en recibir como en dar y entregarse, en hacer de la propia vida un don para los demás.

El mandamiento del amor es el compendio de la ley y síntesis de la vida: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas; y a tu prójimo como a ti mismo… Haz esto y vivirás” (Lc 10, 27-28). Se trata, sencillamente, de amar con todo lo que hay en nuestro ser: corazón, alma, mente y fuerzas. El amor es una fuerza, es vida y quien ama engendra vida.

Anselm Grün al cumplir 19 años decide ser monje benedictino en la Abadía Münsterschwarzach cerca de Würzburg. Meditando la regla de San Benito de Nursia aprende el difícil arte de guiar y acompañar personas. Él es compañero de ruta de muchas personas y conoce bien las amenazas contra la felicidad. Él compagina maravillosamente psicología y espiritualidad y sabe que la espiritualidad nos indica un camino para llegar a un contacto más íntimo con nuestros deseos más profundos, y nos enseña a reaccionar frente a las experiencias de heridas y decepciones.

¿Cuál es el alimento del amor? ¿Cómo pueden las relaciones vivir de la fuente del amor también en la vida ordinaria? A estas preguntas que el mismo autor se hace, no da recetas y afirma que no existe un método concreto con garantía de éxito para el amor entre hombre y mujer, ni para el amor entre amigos. Él trata de las relaciones humanas y de la espiritualidad en el marco de la vida ordinaria.

«El presente libro está realmente lleno de competencia y humanismo. Anselm Grün escribe sobre la espiritualidad como la fuente del amor, y sobre el erotismo y la sexualidad, que mantienen en nosotros vigilante la mirada del amor; pero aborda también las emboscadas contra el amor ocultas tras los celos, altercados y malentendidos. Un panorama espectacular» (Jürg Willi).

– Eusebio Gómez Navarro

Orad en todo momento

Orad en todo momento

GRÜN, A.,

Sal Terrae, Santander, 2011, 173 pp.

En nuestro alrededor vemos, a pesar del secularismo y consumismo, cómo hay un gran deseo de oración, de entusiasmo por conocer nuevos métodos y nuevas técnicas. Por todas partes surgen grupos de oración, comprometidos, a su vez en la tarea del anuncio del Reino.

La oración es diálogo, trato amoroso con el Creador. A través de estos momentos se puede conocer mejor a Dios, al otro y a uno mismo. Para que cualquier oración produzca frutos verdaderos, es necesario que vaya acompañada de actitudes de fe, sencillez y paciencia. Sólo se puede orar desde la fe, abriendo y disponiendo el corazón a la acción de Dios. La oración no es tarea para un momento, es para toda la vida. Grün recuerda la exhortación de san Benito y san Pablo de orar constantemente (1Tes 5, 17).

Este no es un libro que hable sobre la oración. Es más bien una selección de oraciones que invitan y ayudan a orar, a encontrar con mayor hondura a Dios y a la persona humana. En estas páginas el lector encontrará oraciones de alabanza, petición, adoración, acción de gracias e intercesión. El autor las distribuye en nueve capítulos con estos títulos: oraciones para rezar a lo largo del día, oraciones para rezar con la familia y los niños, oraciones para momentos especiales (alegría y tristeza), oraciones para los Ejercicios en la vida diaria, Oraciones para diferentes circunstancias, oraciones para rezar a lo largo del año, orar con Benito de Nursia, orar al Dios uno y Trino, oraciones de bendición. En la introducción nos dice Grün: «En la oración le presento a Dios mis sentimientos, pasiones y temores para que pueda percibirlo, a través de ellos, como el fundamento más profundo de mi alma, en el que finalmente encuentro la paz. Benito significa “el bendecido”, el bendito”. También para él rezar significa ponerlo todo bajo la bendición de Dios: a mí mismo, al resto de los seres humanos y la realidad de este mundo; esta disposición espiritual da sus frutos: como orantes podemos experimentar que todo se convierte en bendición para nosotros, y que nosotros mismos somos una bendición para los demás» (Anselm Grün).

Estas oraciones son la expresión de fe de Grün, quien un día abrió su corazón y se lo entregó al Señor. Las oraciones de este libro pueden ayudarnos a crear un clima de oración, desde el cual nosotros podamos abrir y ofrendar nuestra existencia al Creador.

– Eusebio Gómez Navarro

Dieron razón de su fe. Diecisiete mártires del Carmelo de Cataluña

Dieron razón de su fe. Diecisiete mártires del Carmelo de Cataluña

LÓPEZ MELÚS, R.-M.,

AMACAR, Onda (Castellón), 2007, 302 pp.

“En diversas ocasiones he recordado la necesidad de custodiar la memoria de los mártires. Ellos son la prueba más elocuente de la verdad de la fe, que sabe dar un rostro humano incluso a la muerte más violenta, y manifiesta su belleza aun en medio de atroces padecimientos. Es preciso que las Iglesias (y las Órdenes religiosas) hagan todo lo posible por no perder el recuerdo de quienes han sufrido el martirio” (Juan Pablo II).

Creo que estas palabras nos revelan el sentido de estas páginas. Hay que custodiar la memoria de estos mártires como testimonio de la fe más auténtica. Ellos son una respuesta profundamente humana en medio de los padecimientos más crueles que uno se puede imaginar. Los mártires y su memoria no son un arma arrojadiza en contra de los enemigos. El mensaje de los mártires es el perdón, la reconciliación y la paz. Si se recuerdan es para que no repitamos de nuevo la barbarie.

¡Nunca más! La vida humana es muy valiosa, siempre hay que respetarla, incluso la de aquellos que no piensan y viven como nosotros. ¿Quiénes son? Son miembros de la Orden del Carmen en Cataluña: P. Ángel María Prat Hostench, P. Eliseo María Maneus Besalduch, P. Anastasio María Dorca Coromina, P. Eduardo María Serrano Buj, Fr. Pedro María Ferrer Marín, Fr. Andrés María Soler Rovira, Fr. Miguel María Soler Sala, Fr. Juan María Puigmitjá Rubió, Fr. Pedro-Tomás María Prat Colldecarrera, Fr. Eliseo María Fontdecava Quiroga, Fr. José María Escoto Ruiz, Fr. Elías María Garre Egea, Fr. Ludovico María Ayet Canós, Fr. Ángel María Presta Batlle, P. Fernando María Llovera Puigsech, Fr. Eufrosino María Raga Nadal y la monja carmelita de clausura, Sor María del Patrocinio de San José Badía Flaquer.

Este libro quiere ser un recuerdo familiar a estos Carmelitas. Una acción de gracias al Señor y a la Virgen del Carmen por sus vidas, entregadas a Dios y a su Madre hasta el extremo del heroísmo.

Una nota importante, el P. Rafael María Melús ha tenido muy en cuenta documentos serios y de primera mano. Testimonios que se han presentado a la Congregación de la Causa de los Santos.

– Lucio del Burgo

Buscadores de felicidad

Buscadores de felicidad

MARTÍNEZ OCAÑA, E.,

Editorial Narcea, Madrid, 2011, 285 pp.

«La felicidad no existe, dice Carlos March, son solo momentos que yo he encontrado en mi jardín”. La felicidad es un aprendizaje más de la vida, y muchas personas tienen la suerte de buscarlo y aprenderlo. “La felicidad que todos ansiamos, nos afirma E. Martínez, ni se compra ni se vende, ni se conquista. Va empapando nuestra existencia… la felicidad se fragua en lo pequeño y cotidiano, en lo sencillo y casi imperceptible, en el aquí y ahora de nuestra existencia diaria. Se fragua en las actitudes con las que vamos afrontando nuestra vida cada día”. La felicidad está en el corazón del ser humano y se manifiesta de muchas maneras.

La breve reseña de “Buscadores de felicidad” reza así: “La autora, partiendo del convencimiento de que todas las personas somos buscadoras de felicidad, propone unos senderos modestos pero fiables para ir en su búsqueda”

Estas páginas quieren ser una pedagogía de la felicidad en diálogo con nuestra cultura y atentos a lo que hoy puede enseñarnos el hombre feliz que fue Jesús de Nazaret.

“Es un libro que brota de la experiencia y quiere conducir a ella; por ello además de una reflexión teórica propone una serie de ejercicios para ampliar la consciencia sobre los propios caminos de felicidad.”

Este libro escrito por Emma, buscadora nata, se dirige a todos los buscadores de felicidad, creyentes y no creyentes. Es un libro que nace como fruto de la reflexión sobre las búsquedas de felicidad de la autora y de la experiencia compartida de muchas personas. Su lenguaje, según la autora, es coloquial y sencillo, unas veces utiliza el plural y otras el singular. Es un libro práctico, que ayudará al lector a transitar por caminos de felicidad desde una sana psicología y desde una espiritualidad profunda.

En la introducción empieza por indicarnos las actitudes con las que acercarnos a los ejercicios en cada uno de los capítulos, que comienzan con una oración integradora: cuerpo, mente, afectos, espíritu. A continuación, marca un desarrollo teórico del tema para finalizar con dos meditaciones u oraciones guiadas y todo esto en temas tan sugerentes e interesantes como: Qué es y qué no es la felicidad, Dónde está el secreto de la felicidad, El camino del amor, El camino de la aceptación, El camino del presente, Encontrar sentido a la vida e integrar el dolor y la muerte

Y en el Epílogo hace una llamada a vivir la esperanza. Para eso cede la palabra a dos poetas: Casaldáliga y Péguy.

Termina el libro con una amplia bibliografía, así como la referencia a las músicas que aconseja para acompañar a las meditaciones.

Emma, quien pertenece a la Institución Teresiana, tiene un currículum muy rico. Sólo diré que es Licenciada en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y en Teología Espiritual por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid. Tiene Licenciatura en Ciencias Religiosas y Catequéticas, Instituto de Teología San Dámaso, Madrid. Especialista en asesoramiento psicológico (Orientación humanista), Universidad Pontificia Comillas, Madrid, Terapeuta individual y de grupo por la asociación de psicólogos y psicoterapeutas “Laureano Cuesta”, Madrid.

Es miembro de la Asociación de Teólogas Españolas y de Mujeres y Teología. Forma parte del Equipo de Reflexión Psicológica de CONFER. Cuenta con diversas publicaciones de libros y numerosos artículos en obras colectivas y en revistas.

– Eusebio Gómez Navarro

Una propuesta de antropología teológica en el Castillo Interior de Santa Teresa

Una propuesta de antropología teológica en el Castillo Interior de Santa Teresa,

SERRANO PÉREZ, A.,

Ávila, Institución Gran Duque de Alba, 2011

Esta publicación se articula en un corpus secuencial como estudio que pretende explicitar la antropología teológica latente en la obra Castillo Interior de Teresa de Ávila. La introducción se abre con una primera frase que pone en evidencia la complejidad de la empresa hermenéutica que se aborda: “La presente investigación se concibe como una búsqueda para desentrañar la sistematicidad de la antropología teológica de Santa Teresa en su obra de madurez Castillo Interior”. La ordenación en tres partes fragua y se valida en cuanto sistema a través de un minucioso procesamiento analítico –como bien señala su autora” desde el texto y más allá del texto. “Desde el texto” dado que el análisis de cuatro términos, a saber, “razón, amor, espanto y espíritu” son determinantes de la sistematicidad tripartita en que se articula el corpus. “Más allá del texto” dado que remite a la misma experiencia mística de Teresa. De este modo -como se señala más adelante en la misma introducción “el conocimiento de la autora desde el texto y más allá del texto va proporcionando elementos para sistematizar de alguna manera y no sin dificultades una antropología teológica… se puede decir que Teresa… trata de explicar el sentido profundo de Dios en su existencia”. Se trabaja por lo tanto no en referencia a una abstracta hipótesis en sentido estricto sino atendiendo a la concreta “experiencia de una progresiva interrelación entre el conocimiento y el amor”. La introducción se inicia con una escueta referencia a “la autora y su contexto” y una indicación más erudita sobre, “la obra Castillo Interior”. A continuación, se describe el complejo horizonte que comporta referirse a una “antropología de una teología mística” a la que hemos ya hecho alusión en el párrafo anterior. La introducción concluye con indicaciones sobre la “estructura, proceso y técnica” de la investigación que se emprende.

El problema hermenéutico que se enuncia en la introducción vuelve a retomarse en dos apostillas finales que se titulan como “Recapitulación” y “Conclusión”. Aunque habría sido más claro resumir en la misma introducción. Lo que se consigna en el capítulo final titulado “Conclusión”, representa una lograda síntesis del dinamismo conceptual que permite articular el corpus tripartito de la investigación llevada a cabo.

Este libro se perfila como un delicado y sobrio análisis bien estructurado y a la vez respetuoso del texto teresiano y logra el objetivo propuesto de configurar la sistematicidad de la propuesta antropológica de Teresa como la de una “antropología pneumatológica”.

– Juan Noemi

Procesos para la beatificación de la madre Teresa de Jesús

Procesos para la beatificación de la madre Teresa de Jesús, Edición crítica,

SOBRINO CHOMÓN, T. (Ed.)

Ávila, Institución Gran Duque de Alba, 2008, 2 vol.

No nos eran desconocidos estos procesos, cuyo original se conservan en el archivo diocesano abulense, puesto que ya los había editado en forma selecta el teresianista Silverio de Santa Teresa en la Biblioteca Mística Carmelitana, vol. 18-20 (1934-1935). Pero creemos que ha merecido la pena esta nueva edición, cotejada de nuevo debidamente y ofreciendo todo el material existente en los dos volúmenes de archivo. Ciertamente es una fuente importante para la vida de Ávila a finales del siglo XVI y comienzos del XVII, ya que por ellos desfilan toda clase de personas que se sometieron a los interrogatorios preparados. Dicho esto, sin excluir el valor primordial que tienen para la biografía de santa Teresa (basta pensar en tantos testigos que han conocido a la Santa), sobre todo para la etapa abulense. Desfilan por el tribunal toda clase de personas y tratan de demostrar con su testimonio la fama de santidad que ha tenido y tiene todavía esta figura local. Aunque esto sí que hay que decirlo, se siente mucho ya el influjo de la lectura de las primeras biografías teresianas (Ribera, Yepes…) de todos ellos bien conocidas y que en cierta manera marcan a menudo tanto las preguntas como las respuestas, dado que eran ya la primera presentación sistemática del personaje. Por otra parte, conviene también recordar que se atienen a un estereotipo de santidad muy marcada por la religiosidad del barroco donde, por ejemplo, los milagros tienen una parte muy importante, igual que ciertos corsés sociales, como es el caso de la nobleza de familia (¡que nadie pone en duda!). Hay declaraciones de mucho valor y hasta pormenorizadas en su contenido, como las Julián de Ávila, las monjas de la Encarnación y las monjas de San José de Ávila, entre las que destacamos las de Isabel de santo Domingo, María de San Jerónimo, Teresita de Jesús Cepeda, sobrina de santa Teresa, etc.

Lo novedoso de esta edición es la reproducción íntegra del texto que para la historia de Ávila tiene su importancia al aparecer infinidad de detalles (p.e. la familia y el origen de cada declarante) y que Silverio en su edición nos ahorró por razones de espacio y para atenerse al criterio único de la noticia útil referente a la Santa. Como también hay que destacar que son una fuente importante para el tema de la primera religiosidad en torno a esta mujer: reliquias, sepulcro, devociones, milagros, aspectos que hoy se estudian con interés y llaman la atención. Aquí tenemos muy bien representada las primeras muestras de una fenomenología religiosa de la devoción en torno a Santa Teresa.

Felicitamos, por tanto, al editor, como también a las instituciones que han patrocinado esta edición. Únicamente lamentamos, dada la cantidad de información que se nos ofrece, el no haber dotado al texto de un cuidado índice analítico (onomástico, geográfico y de materias) que hubiera facilitado mucho la consulta y aprovechamiento de este material.

– Manuel Diego Sánchez

Cuentos cristianos. Una fuente de espiritualidad

Cuentos cristianos.
Una fuente de espiritualidad

BENÍTEZ, L.,

Bilbao, Desclée De Brouwer, 2010, 219 pp.

“Dos famosos predicadores aparecieron el mismo día en un pueblo para pronunciar sus respectivos sermones, atrayendo cada uno de ellos una considerable audiencia.

Mientras que uno de ellos estaba tratando de serios asuntos de índole teológica, las enseñanzas del otro se componían principalmente de cuentos y parábolas. Así, no pasó mucho tiempo hasta que toda la gente que se había congregado para escuchar al más erudito se pasara con la multitud reunida para escuchar maravillosos cuentos del otro predicador…”. Así comienza L. Benítez la presentación de este libro.

“Érase una vez…”, “Había una vez…”. Pocos textos tienen tan elevado poder de atención e interés como los cuentos o parábolas. A todos nos gustan los cuentos. Un cuento no sólo fascina a los pequeños, sino que entusiasma a los mayores. Quien tiene la habilidad de sazonar el contenido más profundo con un cuento o historieta a su debido tiempo, no sólo se ganará al público, sino que logrará que su enseñanza llegue más clara y con más garra.

Jesús usaba muchas parábolas para enseñar, adaptándose a la capacidad de la gente (Mc 4,33-34). Todo esto habló Jesús por parábolas a la gente, y sin parábolas no les hablaba; para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Abriré en parábolas mi boca; declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo (Mt. 13, 34-35).

El autor, nos dice en la contraportada que las tradiciones espirituales han usado siempre el cuento para transmitir sus enseñanzas, pues los relatos son capaces de explicar, en su aparente simplicidad, los misterios más insondables y las verdades más elevadas. Por eso todos muchos de los grandes maestros espirituales han hablado siempre en parábolas.

Hoy día está de actualidad la divulgación de cuentos con valores, pero llama la atención el hecho sorprendente de que los relatos cristianos son poco conocidos, llegando a pensar los mismos cristianos que son inexistentes, exceptuando el reducido mundo de las parábolas evangélicas. Junto a esto, existe una moda de divulgación de cuentos de las tradiciones orientales, destacando la tradición zen del budismo, la corriente hasídica del judaísmo, la tradición sufí del islamismo y los cuentos chinos taoístas.

Este libro consta de 9 capítulos titulados: Los pobres de espíritu, bienaventurados los misericordiosos, espejo de virtudes, el camino del medio, oraciones y milagros, la voluntad de Dios, bienaventurados los que sufren, los hacedores de bien y en el paraíso.

La intención fundamental de esta obra, afirma L. Benítez, es conservar y transmitir el rico patrimonio de espiritualidad atesorado en los cuentos cristianos, para sacar de la oscuridad y el olvido una de las mayores y menos conocidas riquezas de la tradición cristiana. El autor aconseja leer varias veces estos cuentos para captar nuevos matices y mensajes.

Laureano Benítez Grande-Caballero es licenciado en Filosofía y Letras. Ha publicado 16 obras, entre las que destacan: Orar con el Padre Pío, Orar con la vida de los santos, Orar con la palabra de los santos, El arca de la sabiduría, Luz en el santuario, El corazón dorado y El sufrimiento: un camino a la plenitud.-

Eusebio Gómez Navarro.

Por qué orar, cómo orar

Por qué orar, cómo orar
BIANCHI, E., 

Santander, Sal Terrae, 2009, 109 pp.

Enzo Bianchi, fundador de la comunidad monástica de Bose en el norte de Italia y destacado referente espiritual, examina en este libro el núcleo vertebrador de la existencia cristiana. El alimento que todos los seres humanos necesitamos para dar sentido a nuestras vidas: la oración. Pero ¿Qué es la oración? Este, y no otro, es el título que mejor expresa la esencia del libro. Después vendrán cómo orar y el por qué, examinados por este orden y no como figuran en su título, para completar así este breve tratado sobre la oración para los nuevos tiempos. Bianchi además de las citas bíblicas y de los grandes maestros de la espiritualidad, acompaña sus reflexiones con textos entre otros de Matta AlMiskin, Dietrich Bonhoeffer, Gabriel Bunge y André Louf.

Por qué orar, cómo orar también presenta un interesante análisis sobre las dificultades que encierra vivir la oración en un clima cultural tan adverso como en el que hoy vivimos. Bianchi hace una descripción fenomenológica del narcisismo, la individualización de la fe, el sincretismo, las “religiones de la madre”, las patologías religiosas y el controvertido desacuerdo entre la realidad eclesial y la vida espiritual.

La tesis central del libro es que la oración es fundamentalmente escucha. Vale la pena recordar la llamada del Shema Yisrael (Dt 6, 4-9) y la afirmación paulina de fides ex auditu (Rm 10, 17). El hombre se abre por medio de la escucha a la presencia de Dios, como dice Bianchi, “el orante se hace diorático, es decir, capaz de ver “más allá”, de ver en profundidad, ve que todo es gracia, todo es don de Dios y se hace entrañas de misericordia en las entrañas de misericordia de Dios, también frente al mal y al pecado que contradicen al agape”. Para Bianchi el ser humano que experimenta la comunión con el Señor es el contemplativo, es decir, el orante siempre abierto al encuentro y diálogo con Dios.

– Pedro José Grande Sánchez.