¿Por qué a mí? ¿Por qué ahora? Y ¿por qué no?

Gómez Navarro, E.,

¿Por qué a mí? ¿Por qué ahora? Y ¿por qué no?
sentido del sufrimiento

Desclée De Brouwer, Bilbao, 2009, 203 pp.

Preguntarse por el sentido del sufrimiento es a lo que nos invita el Carmelita Descalzo, Eusebio Gómez Navarro, en este último que libro que acaba de publicar.

Sabemos que el sufrimiento, nos dice el P. Eusebio, es algo real y concreto que se nos manifiesta en nuestro cuerpo, en nuestra mente y en el espíritu. Todos sufrimos de una manera o de otra y ante esta dramática realidad lo primero que deseamos saber es la causa de este dolor, de esta angustia, de este sufrimiento. Las preguntas más frecuentes son las de ¿por qué a mí?, por qué lo que me está pasando no le pasa a otra persona, qué es lo que yo he hecho mal para que Dios me castigue con esta pena. Otra pregunta frecuente ante el sufrimiento es la de ¿por qué ahora?, en este momento de mi vida cuando mejor estaba me llega este sufrimiento que me está destruyendo el alma y no me deja vivir tan bien como yo me había planeado. La respuesta a estas preguntas la podemos encontrar en otra pregunta y ¿por qué no?. Por qué no vivir el sufrimiento como una realidad salvífica, educadora y también sanadora. Es el sufrimiento vivido en su sentido más pleno el que fortalece al hombre y le ayuda a realizarse, porque el hombre no se destruye sufriendo, cita de Víktor Frankl, sino que se destruye por sufrir sin ningún sentido.

El contenido de esta obra se divide en cinco capítulos. En estos cinco capítulos el autor aborda el tema del sufrimiento desde el silencio de Dios, las actitudes que se han de tener ante el sufrimiento, el cristiano que sufre y la cruz, necesidad de superar el dolor y cómo hacerlo. En el último capítulo, me cubres con tu palma, se da una palabra de aliento ante todo sufrimiento humano mostrando la mano tendida de Dios, de María y de todos los hombres de buena voluntad que con entrañas de misericordia acompañan al hombre que sufre.

Es un libro de fácil lectura, sencillo en su contenido y lenguaje. Pero lo único que hemos echado en falta, y que sería a tener en cuenta, es la ausencia de notas a pié de página. Estas notas pueden ayudar al lector a completar su lectura consultando las obras de los autores citados en esta obra.

Este libro se ha escrito con gran cariño y respeto para todos los hombres y mujeres que pasan por el trance del dolor, con la única intención de llevarles un poco de luz, una gota de consuelo y un rayo de esperanza para sus vidas.

– Celedonio Martínez Daimiel