Historiografía del Carmelo Teresiano

ZUAZUA, D. (ed.),

Historiografía del Carmelo Teresiano / Storiografia del Carmelo Teresiano.
Actas del Simposio Internacional OCD / Atti del Simposio Internazionale OCD.
Roma 2-5/01/2009, Teresianum, Roma 2009. 512 pp.

La historiografía del Carmelo Teresiano debía tener, al menos, un volumen como el presente. Resultado de una idea del anterior superior general del Carmelo Teresiano, P. Luis Aróstegui (cf. la introducción, «Objetivos del Simposio», y la conclusión), y coordinada por Dámaso Zuazua (el secretario del simposio; cf. el prólogo), cubre una laguna en la historia de la Orden. Que me conste, es el primer congreso internacional sobre la historia de la Orden que se tiene en toda su historia. Se han tenido congresos de todo o de casi todo en el seno de la Orden (formación, apostolado, cultura, misiones, teología espiritual, psicología, mariología, oración, mística, liturgia, mistagogía, etc.) pero faltaba uno sobre la historia o sobre esa rama suya que es la historiografía. En este grueso tomo se dan cita algunas de las diversas corrientes historiográficas -el mismo título general es una de ellas que han venido conviviendo durante mucho tiempo (a veces siglos, a veces décadas). El contenido está estructurado en seis conferencias, trece comunicaciones y tres comunicaciones libres. El grueso está en las primeras, que fundamentan las ideas-clave: la identidad del Carmelo Teresiano en su historiografía (Domingo A. Fdez. de Mendiola), la Santa, Fundadora de los Descalzos en los primeros lustros de su historiografía (Tomás Álvarez), un ensayo de historiografía sanjuanista (José Vicente Rodríguez; cf. lo ya publicado por el mismo en ABCT en 1995), historiografía general de la Congregación Española (Antonio Unzueta), historiografía de la espiritualidad carmelitano-teresiana (Eulogio Pacho), historiografía misional del Carmelo Teresiano (Dámaso Zuazua). Las conferencias se ven complementadas por las comunicaciones, que revisan el panorama historiográfico desde diversas perspectivas, tanto regionales, lingüísticas, nacionales como plurinacionales (España, México, Portugal, Polonia, Austria, espacio francófono, India y el Oriente, Norte América, Bolivia, América Central y Japón); y, además, la primera comunicación trata el tema de los manuales modernos de historia OCD. Por último, algunos temas que son fruto de investigaciones recientes aparecen en forma de comunicaciones libres.

Detrás del Simposio y de estas actas está la reapertura del Instituto Histórico Teresiano (Roma), gracias a los desvelos del anterior Definitorio General de la Orden. De hecho, el presidente del Instituto (el benemérito P. Domingo) abre el volumen -tras el prólogo y la introducción con una ponencia-marco sobre la historiografía del Carmelo Teresiano y cierra la obra con un anexo acerca del mismo Instituto Histórico. Ha sido una ocasión excelente de relanzar una gran obra de la Orden, basada en investigar su historia y en animar y alentar a los estudiosos en la materia. En efecto, el Simposio sirvió para reunirse en el Teresianum, que acogió estupendamente a todos los participantes y a los oyentes que también asistieron; y sirvió para escuchar y debatir y, especialmente, tomar el pulso al estado de la cuestión: los estudios historiográficos. Se observan ciertas lagunas en la obra (esto significa que queda terreno por roturar): por un lado, la Congregación Italiana, trascendental para entender la historia de la Orden, no aparecen en forma de ponencia, cosa que está explicada en el prólogo (con poca presencia de investigadores italianos). Por otro lado, algunas provincias están tratadas en las comunicaciones y otras no; la realidad es que bastantes estudiosos fallaron a la convocatoria y eso se notó en el resultado final que, con todo, es muy bueno; otros no pudieron asistir, mas enviaron sus respectivas colaboraciones, cosa que agradeció el General (cf. conclusión). Para el futuro sería deseable ampliar el campo de los estudios y, ojalá, el rico plantel de los investigadores.

Esta gruesa obra, desvelará muchas claves de interpretación histórica para un gran número de frailes que desgraciadamente desconoce el bagaje historiográfico de la Orden; también incentivará la curiosidad y provocará que se desarrolle algún asunto ahí tratado; y, finalmente, será como un índice de temas ya estudiados y los que hay que abordar de nuestra historiografía en un futuro próximo. Habrá que trabajar con rigor y en comunión para ello, teniendo en cuenta la riqueza documental, bibliográfica y divulgativa de que ya goza la Orden y mejorando esos aspectos todo lo posible, en busca del ideal, que siempre quedará más allá. El material reunido en esta obra es, pues, muy variopinto; la mayor parte, con buen aparato crítico y con lógicas repeticiones (pues muchos temas están interrelacionados). La numeración de las notas, curiosamente, es corrida en toda la obra. Y se publica ésta en la colección “Estudios” del Instituto Histórico Teresiano, con una presentación limpia, de calidad y manejable. Buen material para proseguir el estudio, la investigación y su posterior publicación y divulgación.

– Ignacio Husillos Tamarit.