El Carmelo de Begoña

UNZUETA ECHEVARRIA, A.,

El Carmelo de Begoña

Ediciones El Carmen, Bilbao, 2007, 692 pp., 17 x 24 cm.

Cuando esta Comunidad Carmelitana celebró su primer centenario, expresó su deseo de que se preparara y publicara una Memoria-Historia de los Carmelitas en el Carmelo y de su iglesia. Ese deseo no se llevó entonces a la práctica, y ahora, merced al P. Antonio Unzueta, se ha visto realizado y creemos con plena satisfacción de todos los religiosos de la Provincia de San Joaquín de Navarra, que venía anhelándola, para entrar a formar parte del núcleo formado por otros monasterios de la misma Provincia que tenían ya esa historia publicada.

El Autor, licenciado en historia por la Gregoriana de Roma, ha mostrado ya sus cualidades de historiador en varios temas relacionados con esta su especialidad. Y hoy añade esta historia del Carmelo de Begoña, una historia que está centrada de manera principal en narrar en sus 692 páginas la historia de estos 120 años de vida que lleva de existencia plena El Carmelo de Begoña.

Divide esa historia en seis partes y cada una está formada por una serie de capítulos. Y añade, al final, cuatro apéndices, dedicados a enumerar los Prelados que han gobernado el Carmelo de Begoña, los religiosos fallecidos en dicho convento, el número de moradores durante este tiempo y un completo índice onomástico. Se cierra con un apéndice gráfico, en el que en distintas fotografías, encuadradas en cada sección en la que divide su obra, enriquecen el valor de esta historia. Cada sección viene precedida de un breve resumen del contenido de la misma, y el marco en el que se desarrolla. Los títulos de las mismas así como de los distintos capítulos son lo suficientemente claros para entender su contenido y a ello contribuyen los distintos epígrafes en que cada capítulo se siente enriquecido.

En resumen, una historia completa y detallada de la vida ad intra y ad extra de esa Comunidad a lo largo de su existencia en Bilbao. Y decimos detallada, porque en cuanto a su vida ad intra sabemos el horario que pauta su vida, las actividades dentro y fuera de la comunidad, los religiosos que la forman en las distintas etapas de su historia, los gastos y entradas de la comunidad, la vida del Colegio de Filosofía y Teología centrada, sobre todo, a formar a sus estudiantes, numerosos en algunas épocas, menos en otras y hasta la desaparición del mismo y finalmente los gozos y las alegrías que esta Comunidad, como todas las de este mundo, se ha sentido envuelta. Y este aspecto lo confirman esos tres apéndices primeros de los que hemos hablado. Y ad extra conocemos el entorno socio-político y eclesial en el que se desenvuelve su vida y de los que se siente afectada de una manera bastante fuerte.

Felicitamos al autor y a la Comunidad del Carmelo de Begoña por esta historia de la que pueden disfrutar. Al Autor fraternalmente le aconsejamos que modere algunos de sus juicios sobre distintos acontecimientos que se han producido en esos años, porque algunos son discutidos y discutibles, y personalmente pienso no responden a la verdad, vista desapasionadamente. Para evitar confusionismos, recordamos que Santa Teresa fue declarada Patrona de la Intendencia en el año 1915 por el Rey Alfonso XIII, y que proclamar a Teresa la Santa de la raza, fue así cantada desde 1922 en el himno oficial de ese centenario teresiano, y en 1929 el P. Gabriel de Jesús publica su libro, La santa de la raza. Vida gráfica de santa Teresa de Jesús. No pensamos que estos fraternos reparos resten un ápice al valor de conjunto de esta historia completa y detallada que nos brindan sus numerosas páginas escritas con seriedad y no disimulado afecto hacia esa Comunidad del Carmelo de Begoña que ha dejado su impronta en la vida cristiana de su entorno.

– Segundo Fernández.