Una vida sobria, honrada y religiosa

Una vida sobria, honrada y religiosa.
Propuesta para vivir en comunidad
,

EIZAGUIRRE, J.,

Madrid, Narcea, 2010, 162 pp.

He leído varias veces estas páginas que voy a presentar. El tema de este libro ha suscitado en mí un interés especial. Hoy que buscamos nuevos horizontes merece la pena escuchar y pensar las distintas propuestas que se ofrecen.

El autor quiere poner de manifiesto un sueño que lleva acariciando durante muchos años. Estas son sus palabras: “Se trata de una “propuesta de vida” que he querido resumir con estas tres palabras de san Pablo: “sobria, honrada y religiosa”. Tal vez algo de esto encuentre eco en alguno de estos fueguitos que hay repartidos por el mundo” (p. 10).

Un punto de partida que me parece fundamental y que puede ser un buen comienzo de este nuevo estilo de vida es la búsqueda de Dios. En este sentido cita unas palabras de Pedro Arrupe, ex General de los jesuitas y un hombre profético, que me han llamado la atención. “Nada puede importar más que encontrar a Dios. Es decir, enamorarse de una manera definitiva y absoluta. Aquello de lo que te has enamorado atrapa tu imaginación y acaba por dejar su huella en todo. Será lo que decida qué es lo que te saca de la cama por la mañana, qué haces con tus atardeceres, en qué empleas tus fines de semana, lo que lees, lo que conoces, lo que rompe tu corazón y lo que te sobrecoge de alegría y gratitud.

¡Enamórate! ¡Permanece enamorado! Todo será de otra manera” (p. 11).

Este nuevo estilo de vida está caracterizado por una búsqueda apasionada de Dios por medio de la oración en común y otras formas. Me ha llamado la atención lo que dice sobre una vida alternativa y especialmente cuando desciende al silencio, al ayuno y la austeridad. Propone lo siguiente: “un día a la semana para hacer silencio, ayuno y oración. Seguramente nuestras actividades y responsabilidades no nos dejarán estar todo el día en silencio, pero hay otras cosas que sí podríamos hacer en nuestro ámbito personal (no laboral): un día a la semana sin música ni radio, sin televisión, sin Internet, evitando hacer llamadas de teléfono” (p. 38).

Hay otros aspectos interesantes para una vida comunitaria que no podemos comentar. El autor, José Eizaguirre es un religioso marianista, autor de diversos artículos relacionados con la ecología, el consumo y la vida consagrada. Gracias por la experiencia que nos ofrece en el momento actual que se están buscando nuevos horizontes.

– Lucio del Burgo.