Cuentos cristianos. Una fuente de espiritualidad

Cuentos cristianos.
Una fuente de espiritualidad

BENÍTEZ, L.,

Bilbao, Desclée De Brouwer, 2010, 219 pp.

“Dos famosos predicadores aparecieron el mismo día en un pueblo para pronunciar sus respectivos sermones, atrayendo cada uno de ellos una considerable audiencia.

Mientras que uno de ellos estaba tratando de serios asuntos de índole teológica, las enseñanzas del otro se componían principalmente de cuentos y parábolas. Así, no pasó mucho tiempo hasta que toda la gente que se había congregado para escuchar al más erudito se pasara con la multitud reunida para escuchar maravillosos cuentos del otro predicador…”. Así comienza L. Benítez la presentación de este libro.

“Érase una vez…”, “Había una vez…”. Pocos textos tienen tan elevado poder de atención e interés como los cuentos o parábolas. A todos nos gustan los cuentos. Un cuento no sólo fascina a los pequeños, sino que entusiasma a los mayores. Quien tiene la habilidad de sazonar el contenido más profundo con un cuento o historieta a su debido tiempo, no sólo se ganará al público, sino que logrará que su enseñanza llegue más clara y con más garra.

Jesús usaba muchas parábolas para enseñar, adaptándose a la capacidad de la gente (Mc 4,33-34). Todo esto habló Jesús por parábolas a la gente, y sin parábolas no les hablaba; para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Abriré en parábolas mi boca; declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo (Mt. 13, 34-35).

El autor, nos dice en la contraportada que las tradiciones espirituales han usado siempre el cuento para transmitir sus enseñanzas, pues los relatos son capaces de explicar, en su aparente simplicidad, los misterios más insondables y las verdades más elevadas. Por eso todos muchos de los grandes maestros espirituales han hablado siempre en parábolas.

Hoy día está de actualidad la divulgación de cuentos con valores, pero llama la atención el hecho sorprendente de que los relatos cristianos son poco conocidos, llegando a pensar los mismos cristianos que son inexistentes, exceptuando el reducido mundo de las parábolas evangélicas. Junto a esto, existe una moda de divulgación de cuentos de las tradiciones orientales, destacando la tradición zen del budismo, la corriente hasídica del judaísmo, la tradición sufí del islamismo y los cuentos chinos taoístas.

Este libro consta de 9 capítulos titulados: Los pobres de espíritu, bienaventurados los misericordiosos, espejo de virtudes, el camino del medio, oraciones y milagros, la voluntad de Dios, bienaventurados los que sufren, los hacedores de bien y en el paraíso.

La intención fundamental de esta obra, afirma L. Benítez, es conservar y transmitir el rico patrimonio de espiritualidad atesorado en los cuentos cristianos, para sacar de la oscuridad y el olvido una de las mayores y menos conocidas riquezas de la tradición cristiana. El autor aconseja leer varias veces estos cuentos para captar nuevos matices y mensajes.

Laureano Benítez Grande-Caballero es licenciado en Filosofía y Letras. Ha publicado 16 obras, entre las que destacan: Orar con el Padre Pío, Orar con la vida de los santos, Orar con la palabra de los santos, El arca de la sabiduría, Luz en el santuario, El corazón dorado y El sufrimiento: un camino a la plenitud.-

Eusebio Gómez Navarro.